Make your own free website on Tripod.com
Big Brother 2 [Vive el reto]

BB2 [Vive el reto]

Detrás del ojo de "Big Brother"

 
Todo un equipo humano y mecánico iniciará actividades a partir del 2 de marzo.

Aunque falta una semana para que los 13 inquilinos comiencen a habitar la casa del ojo visor, decenas de personas prácticamente ya "viven" detrás de sus paredes, y al igual que los habitantes, tendrán que cumplir reglas muy estrictas, por lo menos en su manera de vestir.

Y es que, una vez que las transmisiones del "reality show" den inicio a partir del próximo domingo, 24 personas habitarán en penumbras en cada uno de los pasillos del inmueble (en los que se encuentran 11 de las 50 cámaras) y simplemente no podrán ingresar a estos si no están vestidos de color negro.

"Los 18 camarógrafos y los seis asistentes que tienen que estar en los pasillos las 24 horas del día, deberán acostumbrarse a trabajar a oscuras y aparte no podrán entrar si no están vestidos de color negro.

"Si ellos traen prendas de otro color, éste se puede reflejar a través de los espejos falsos que están en la casa y los inquilinos pueden notar su presencia", explica Ángel Muñoz, coordinador técnico de Big Brother.
 
Además, añade que esas 24 personas trabajan en tres turnos de ocho horas cada uno, los cuales dan inicio a las 6:00hrs de lunes a domingo.
 
La mayoría sólo descansa un día.

Pero una de las ventajas para ellos es que el equipo de producción del programa (el cual es contratado exclusivamente para el proyecto Big Brother) los provee de playeras y gorras negras.

"Es un trabajo un poco pesado, porque tampoco pueden entrar con celulares o radios, no pueden comer, tomar refresco ni masticar chicle mientras están grabando y mucho menos pueden platicar en voz alta porque los inquilinos los escuchan", dice.

pasillo

Ese equipo que supervisa Muñoz es el que tiene contacto directo con los 75 espejos falsos que rodean la casa, los cuales están fabricados con una película especial importada de Holanda, país en el que se realizó el primer Big Brother del mundo.

Noé Echandi es uno de los cinco camarógrafos que cubren los tres turnos de trabajo en los pasillos de la casa, y aunque reconoce que es una labor pesada, dice que se divierte mucho y más cuando le toca perseguir "a ciegas" a cualquiera de los inquilinos.

"Lo divertido es que andas corriendo tras el personaje, por medio de las diademas los directores de cámara nos piden que los sigamos y tenemos que correr a obscuras, pero te acostumbras".

Echandi, quien se ha desempeñado como camarógrafo a lo largo de 25 años, añade que cuando le toca el primer turno, tiene que llegar a la casa de Big Brother 15 minutos antes de las 6:00 horas.

Y ese tiempo, dice, lo aprovecha para comerse el lunch que diariamente reparte el equipo de producción a sus trabajadores.

Así que después de ingerir un sandwich, una fruta, un jugo y un pan dulce, Echandi se prepara para grabar durante ocho horas las actividades de los inquilinos y como es mucho el tiempo que permanece en penumbras, una vez que su turno concluye, se coloca unas gafas obscuras para que no se le lastime la vista.

Durante su carrera, el camarógrafo de 45 años de edad ha cubierto guerras como la de El Salvador y Nicaragua, además ha supervisado noticieros y programas de investigación, pero está convencido de que disfruta mucho grabar situaciones tan disímiles como las que seguramente verá en la casa del Gran Hermano.

Es así como su lente ha captado desde el trabajo periodístico de personalidades como Lolita Ayala, Jacobo Zabludovsky y Jorge Ramos, hasta los berrinches de Azalia y Verónica de Ita, ex inquilinas de Big Brother.

"La verdad me divierto mucho, aparte como que sí te encariñas con algunos de ellos, mi favorito era el 'Tlacuache', y hasta mi familia podía llamar por teléfono para votar por sus predilectos", dice.

Pero como firmó un contrato de confidencialidad, a nadie le puede contar, ni siquiera a sus hijos, sobre los detalles que ve y escucha cuando está en los pasillos que rodean a la casa.

"Eso es difícil, porque si uno es chismoso y le gusta platicar, no puede decir nada... te tienes que quedar callado".

Aparte de las 11 cámaras que se desplazan a través de los 180 metros de riel que rodean los pasillos del inmueble, en su interior hay 25 más de tipo robótico, seis infrarrojas y ocho "cámaras de lápiz", las cuales son las más pequeñas: miden únicamente seis centímetros.

Todas las imágenes que se registren en las 50 cámaras de la casa, se proyectarán en igual número de monitores que ocupan el "control room", ubicado en el sótano de Televisa Santa Fe, sitio destinado para las oficinas de Endemol México, firma productora del programa.
 

Adela se prepara

"No se guardan las 50 cosas que pasan en esas cámaras, sería muy caro y se consumirían muchos casetes. Esas imágenes las sintetizamos en cuatro, a las que llamamos streams, esas son nuestras señales principales.

"Los cuatro streams sí están grabando y eso es lo que tenemos respaldado en video", indica Carlos Mortera, director de posproducción.

Con esto queda demostrado que a pesar de la potencia de su mirada, el ojo de Big Brother no podrá guardar para la posteridad todo lo que suceda en su casa. Sólo 96 horas al día (total de las 24 horas por los cuatro monitores) serán registradas.

Ese material es el que se editará para hacer los resúmenes de los programas en vivo y los cuatro streams representan el mosaico de imágenes que se proyectarán a través de Sky.

"Ya que tengo esas imágenes, puedo trabajarlas en las seis salas de posproducción", explica Mortera.

En dichas salas, se concretan las historias grabadas, se musicalizan y se colocan los subtítulos cuando los participantes hablan en voz baja.

Y aunque se supone que el Gran Hermano es amo y señor de su hogar, también tiene que cumplir reglas: no puede dirigirse a los inquilinos sin autorización.

"La voz de Big Brother está en función de lo que deciden los nueve relatores, porque cuando hay una plática importante, el locutor no puede dirigirse a los participantes porque interrumpiría un momento importante dentro de la casa.

"Los nueve relatores del programa escriben las historias que les parecen más interesantes y también deciden a qué participante van a seguir porque se lo comunican al director de cámaras y ellos se ponen en contacto con los camarógrafos de la casa" señala Raúl Criollo, jefe del 'control room'.

La función de ese director, abunda, consiste en manejar a través de un panel las 25 cámaras robóticas de la casa y si ellos ven algo interesante, se lo comunican a los camarógrafos que están en los pasillos obscuros para que sigan a determinado personaje.

Iván Aranda, productor creativo de Big Brother, asegura que el lanzamiento del programa comenzó a organizarse desde hace un mes y que Adela Micha, su conductora, iniciará los ensayos de su participación el 26 de febrero.